domingo, 20 de julio de 2014

Top 5 Centenarios 2014




1)   Primer bombardeo aéreo sobre París





 
Las fantasías cubistas y futuristas de Picassos, Riberas y Marinnetis se hicieron realidad el 30 de agosto de 1914: zeppelines, turbando el aire de París, ladearon varias veces la Torre Eiffel arrojando bombas de seis libras. De paso pasaban arrojando panfletos de advertencia para la rendición absoluta: las tropas alemanas, que ya habían invadido Bélgica, estaban ad portas de la ciudad.[1]

2)   Invasión del puerto mexicano de Veracruz

La primera batalla marítima de la Gran Guerra no sucedió en Europa sino al otro del Atlántico, el 21 de abril de 1914, cuando la fuerza naval de Estados Unidos sitió el puerto de Veracruz para impedir que el dictador Victoriano Huerta, al que había impuesto un año atrás, se aliara con los alemanes y los japoneses, y estos le desembarcaran armamento o soldados que amenazaran su hegemonía: México era el primer o segundo productor mundial de petróleo. "México para los norteamericanos". [2] 


3) Pancho Villa y Zapata en el Palacio Nacional

Captura de pantalla 2013-09-20 a las 20.10.27

La anécdota la narraría mucho mejor nuestro amigo novelista Federico Guzmán Rubio: del norte y del sur dos ejércitos comandados por generales campechanos irrumpen con sus multitudes bravías de a caballo en la antigua capital de Nueva España, y sin saber muy bien lo que desean se entrevistan el 6 de diciembre de 1914 en el Palacio Nacional. La fotografía lo dice todo: están incómodos en esas sillas palaciegas, a disgusto lejos de sus caballos y de sus rústicos ranchos. Mientras tanto reina la anarquía en la vieja Ciudad de los Palacios –los más ricos se han marchado al exilio o se refugian a las afueras como la familia de Paz Solórzano: Octavio nace en Mixcoac). Así se lo contaba Pedro Henríquez Ureña a Alfonso Reyes –otro de los exiliados:
México ha dejado de existir. Allí no hay gobierno, ni propiedad privada, ni existencia individual jurídica, ni tribunales, ni registro civil. Se han destruido millones en valor de inmuebles en sólo la capital. Fenómeno único en las guerras civiles de América y que en las del mundo sólo hace recordar la inevitable Revolución Francesa. […] ¿Qué surgirá de este extraño desastre? ¿Volverá a haber civilización en México?[3]  


4)   Asesinato en Bogotá del general Rafael Uribe Uribe

Aterrada por eso tan “guache” de la Revolución mexicana, ¡ala!, la oligarquía colombiana se puso las pilas y el 15 de octubre de 1914, a plena luz de la mañana y a la vista del Capitolio Nacional y de la Catedral Primada de Bogotá (que luego se acusaban mutuamente), dos carpinteros sabaneros mataron a hachazos al general Rafael Uribe Uribe, no fuera a ser que a pesar de haber fracasado en treinta y dos levantamientos armados contra el Estado, esta vez, ya siendo senador por el Partido Liberal, triunfara en su oposición contra la discreta dictadura que urdían liberales y conservadores con la Unión Republicana –¿igual al Frente Nacional o a la actual Unidad Nacional? Probablemente García Márquez se inspiró en él para su coronel Aureliano Buendía.

5)   Apertura del Canal de Panamá

 
Once años después de que el antiguo departamento de Panamá lograra independizarse de Colombia en 1903, luego de que los políticos bogotanos que ni siquiera conocían el mar se rehusaran a firmar algún acuerdo con el presidente Roosevelt, el Canal abrió sus primeras compuertas para el paso de embarcaciones de un océano a otro el 15 de agosto de 1914. El contrato en beneficio de Estados Unidos se firmó a perpetuidad, pero el general Omar Torrijos le puso el tate-quieto, y el 7 de septiembre de 1977  firmó con Jimmy Carter lo contrario. Torrijos debería ser el político más admirable de América Latina. Más que Fidel, el Che o Allende.





[1] Véase de Eric y Jane Lawson, The First Air Campaign. August 1914-November 1918, Da Capo Press, Cambridge, MA, 1996, p. 40.
[2] Friedrich Katz, La guerra secreta en México, trad. del inglés de Isabel Fraire; trad. del alemán, José Luis Hoyos, Era, 6ª edición, México, 1999, p. 40. 
[3] “De PHU a AR”, en Epistolario íntimo (1906-1946), segundo tomo, recopilación de Juan Jacobo Lara, Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña, Santo Domingo, 1983, p. 81.