viernes, 6 de marzo de 2015

Consejos para hacer una tesis

Decálogo 

1) El asunto. Debes escoger uno que te apasione; uno del que hables mucho con tus colegas y que al escribirlo (escribir no es lo mismo que hablar) te sea de algún modo familiar. 

2) Eres un cazador: cazarás una presa fácil, de donde haya mucho que cortar; agárrala hasta con los dientes, como una fiera. Tranquilo: tendrás que despellejarla, deshuesarla, freírla, sazonarla, revolverla y servirla con toda la etiqueta, y aun llamar a tus invitados. 

3) Eres un chofer y ya estás en marcha: si te distraes a los lados, si dejas de mirar al frente... 

4) Eres un tendero: te arruinarías si no llevaras un inventario. Anota todo lo que leas y consultes por inútil que parezca. Pide y da recibo de todo: autor, título, editor, ciudad, año, página, dirección http. Hay que pagar impuestos. 

5) Eres un militar. ¿Has oído hablar de los "blancos de ocasión"? Te dispones a conquistar Acapulco marchando desde el Df. Te vas haciendo fuerte conforme avanzas. Sería muy triste no conquistar de paso Taxco, a un costado del camino. No desperdicies ningún botín, ningún dato. 

6) Tus límites son tu grandeza. Define tus fronteras, para dialogar mejor con campos ajenos.

7) Las fechas —todo es historia– dicen más que mil palabras. 

8) Humildad. Avanza un paso. Retrocede dos. La tercera es la vencida.

9) Desconfía de los arranques de inspiración. 

10) Hay aristotélicos y platónicos. Pero toda tesis es aristotélica: va de lo particular a lo general como una lenta arquitectura, como una roñosa maquinaria. Lo platónico —la inspiración — déjalo para un artículo, glosa de una clase, introducción de una conferencia, un poema, un cuento.