miércoles, 26 de julio de 2017

Nuevos Motivos



Llevábamos más de dos años sin alimentar este blog. Nuestra último motivo, con fecha del 19 de junio de 2015, había sido sobre la impresión del regreso a México tras vivir de 2014 a 2015 en la capital de Alemania. Entonces quisimos sentirnos de nuevo a gusto. No anhelar distantes venturas, ni bendiciones, sino vivir de modo que queramos volver a vivir y así por toda la eternidad (creo que la frase es de Nietzsche). Es decir: quisimos atenuar o acolchonar el impacto de volver a enfrentar la realidad mexicana.  

De dos años para acá mucha agua ha corrido bajo el puente. 

Lo alegre. Un gran río acabó de desembocar en mi vida fluvial, quiero decir, formé un cauce más amplio con mi compañera y actual esposa  Diana Hernández Suárez. Nos casamos en Coyoacán oficialmente, y lo ratificamos con fiesta en su pueblo natal, en las sierras de Tapalpa, el 25 de julio de 2015. 

Lo triste. Una corriente de vida muy importante para mí, porque sin ella nunca hubiese estudiado Literatura ni hubiese tenido el respaldo familiar para hacerlo, desembocó en el mar, que es el morir. Mi tía  pintora, Yolanda Pineda, desembocó en el mar el 31 de octubre de 2015. Ya tiene su blog:http://imagenesdepineda.blogspot.mx/ En él he puesto una retrospectiva de su vida y su obra. ¡Me hace tanta falta! ¡Conversaba tanto con ella! Quizás tal haya sido, en parte, un motivo de mi silencio en este blog. 

¿Qué más? También el que, a mi regreso de Alemania, haya dedicado todo el segundo semestre de 2015 a puntualizar mi tesis doctoral, con la que finalmente me doctoré en Literatura Hispánica por El Colegio de México. Quiero decir que no quise poner cualquier mamarracho aquí, pues puse ciento por ciento de atención en mi tesis. 

¿Qué más? Al empezar enero de 2016 comencé a vivir entre dos mundos. Por dos motivos. El primero es que mi esposa Diana se marchó a estudiar su doctorado en Berlín. El segundo es que concursé por una plaza de Profesor-Investigador en la Universidad Iberoamericana Puebla, y me la gané. Y así, entre Ciudad de México, Puebla, Berlín y a ratos Bogotá, Medellín, Madrid, Los Ángeles y Montevideo,  nos la hemos pasado desde entonces, entre ires y venires.


Ahora, después de volver de Montevideo, donde participamos en el Primero Congreso Internacional José Enrique Rodó (1917-2017), organizado por la Presidencia de la República Oriental del Uruguay, queremos retomar este blog. Porque este blog nació en 2009 para celebrar el centenario de la publicación de "Motivos de Proteo" (1909), uno de nuestros libros de cabecera. El blog ha terminado por acoger la forma proteica, cambiante, y comenzó a nutrirse de apuntes de lecturas y de viajes. Y sigue... Voy a empezar, en una próxima entrada, a contar la crónica del viaje a la ciudad de Rodó.